Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Personal’ Category

Londres (II)

Este quizás haya sido uno de las veces que he ido a Londres y mas cosas he visto, en general.

Básicamente, ver una exposición de Darwin en National History Museum, comer en el Soho, visitar Candem y ver las nuevas estatuas de caballos que estan poniendo tras el incendio del mercado tan impresionante que tiene, donde ves ropa de todos los estilos, o comida de muchos tipos, miles de cosas para comprar…incluso dimos una vueltecita por una tienda que entre las gogós bailando, la musica techno a toda voz y las ropas de colores fluorescentes mas parecía una discoteca de tardes xD

Nunca habia visto tampoco los canales de Candem, o One Canada Sq. desde abajo en esa ciudad artificial como es el Canary Wharf, o coger un clipper (barco) por todo el Támesis, desde los Docklands hasta Embankment, hacerme fotos con la Aguja de Cleopatra, un obelisco (Vas hecha un obelisco! xD) de 3.500 años de antiguedad…

Un poco de fiesta, un cumpleaños increíble en la discoteca Sketch, un sitio donde igual meas rodeado de cristales de Swarovski haciendo de ese baño el mas caro del mundo, o tomarte una copa en una de sus salas donde proyectan sobre un friso imágenes a tiempo real (o casi) de Paris…

Y una de las perlas, el musical Wicked, sobre la historia de Elphaba y el mundo de Oz. Lo cierto es que me gustó mas que ninguna otra obra que haya visto nunca. Las luces, la música, la forma de pasar de una escena a otra…no entendí todo con perfección, pero mira, me habia leido el libro y me enteraba bastante de casi todo.

Ni he gastado mucho, ni he conocido a mucha gente, ni he ido a muchos sitios, ni lo echo mucho de menos. Pero me ha encantado!

Read Full Post »

Has roto olla!

Estaba viendo la tele hace unos minutos y alguien ha soltado la frase…¡Has roto olla!

Y me he quedado pensando porque a mí esa frase me sonaba, y no sabia de qué exactamente, solo que la utilizaba de pequeño para jugar…pero no lo recordaba.

Entonces, he tirado de Google y he buscado la frase. Y han venido a mi mente una barbaridad de recuerdos de cuando era pequeño, cuando jugábamos todos los críos de mi edad de la urbanización donde vivía al escondite, en los bajos de cada torre, el cual estaba lleno de columnas y parterres donde podíamos escondernos, de portales y jardines donde si te tirabas en plancha, nadie te veía.

Recuerdo como alguien la quedaba, y contaba hasta veinte lento (porque la otra opción era cincuenta rápido) y todos escondidos. Entonces, el que la quedaba solo podía dar tres pasos para intentar ver dónde estábamos, aunque ya habiamos definido previamente el espacio válido para jugar.

Entonces, si el que la quedaba veía a alguien, decía “Por [nombre] que está [lugar donde está escondido]!!!”

Si era cierto, entonces salía y se sentaba a esperar, ya que podía venir algún amigo salvador y decir “Por mí, por todos mis compañeros y por mí primero!” y entonces quedaba libre. Pero si el que la quedaba veía a todos, ese primero la quedaría después.

Pero claro, siempre podía pasar que el que la quedaba, se equivocara de persona. Recuerdo cómo me cambiaba la sudadera en verano con mi amiga Mayte para que nos confundieran, o como en verano nos tapábamos con toallas para que no nos distinguieran, pero lo decretamos como “trampas” y se desechó, solo permitíamos ropa y sin taparse del todo.

Si el que la quedaba fallaba, entonces siempre se escuchaba el grito…”Has roto olla!” y todos salíamos corriendo bajo la mirada de cabreo del que la quedaba, de nuevo perdedor y que de nuevo tenía que volver a contar, cosa que hacia casi inmediatamente para pillarnos desprevenidos.

He recordado muchísimas cosas solo con una frase. Recuerdo las noches tibias de verano tras la piscina, que nos sentabamos hasta las diez en la placita (a las 9 cerraban la piscina, 8.30 en septiembre) y luego subiamos, cenabamos y volviamos a bajar para no hacer nada.

Recuerdo las discusiones de niños, los primeros juegos de besos, los primeros cigarros, las primeras incursiones fuera de la urbanización, los vecinos que se quejaban, los amoríos, las risas, la falta de preocupaciones…

…y yo aquí. Juro que hace años que no habia vuelto a tener esta frase en mente. La había olvidado totalmente y gracias a haberla escuchado, un rato si que he estado sonriendo acordándome de mis amigos y de la infancia tan divertida que tuve.

A ver si alguien se confunde,  rompe olla y puedo volver a salir corriendo a salvarme!

Read Full Post »

Exámenes = Muerte

Si, estoy de exámenes. Estoy terminando. Por eso no aparezco mucho por aquí, cosa que realmente me apetece porque tengo mucho, mucho que contar. Gente que quiere volver, gente que no quiero que vuelva, noticias, trabajo, crisis…

De momento, un resumen de impresiones de exámenes:

·Patología Médica.

Fué un examen raro. Estudié muchísimo, y todos creíamos que nos iban a poner una radiografía y hala, a explicar. Pues nada, ni radiografía ni mierdas. Descripción de una caida sobre el hombro, y había que dar tres soluciones posibles (luxación anterior de hombro, fractura de cuello de húmero o fractura de clavícula). Con sus tres respectivos tratamientos, y complicaciones. Un lujo….una mierda.

·Salud Pública.

Algo complicado, ya que entraba Legislación Sanitaria, temas referentes a contratos laborales, sindicatos…y un poco de biología. De hecho, pensábamos que iban a caer muchísimas preguntas de biología. Nada, tres o cuatro. No sé, un examen raro.

Me faltan Inglés y Fisioterapia IV (Fisio-trauma) que son los tratamientos fisioterapéuticos que rehabilitarán las fracturas, esguinces y luxaciones que se puedan tener. Mañana tengo inglés, pero ya lo tengo aprobado. Y Fisio IV…buf, espero que bien, un cinco, joder!

El jueves termino. El jueves voy a pegarme una FIESTACA que no tendrá nombre. Y el viernes. Y el sábado a currar, y el domingo si me apurais, mas fiestaza.

¿Qué? Soy estudiante, ¿no?

Read Full Post »

¿Sabes tú?

¿Tú sabes lo que es darlo todo y no recibir nada?

¿Tú sabes acaso lo que es sentir algo y querer contarlo y tener esa horrible venda en la boca que te impide continuar adelante y reventar?

¿Tú has entendido acaso el lenguaje de mis ojos, aquellos que decías que hablaban sin parpadear, esos que has visto llorando por tu dejadez, por tu descontrol, por tu amor propio y tu egoismo?

¿No lo sabes?
¿No lo sabías?

¿Y porqué no preguntaste? ¿Para qué tienes labios, para besarme?¿Para mentirme? ¿Acaso no sabes hablar?

¡Y mentir! Eso si que sabes, ¿verdad?

¿Lo sabes?

Read Full Post »

¿Sabeis qué es lo que mas puede hacer que yo rechace a una persona?

El miedo. Que tenga miedo. El miedo nos vuelve estúpidos. Es cierto que en momentos de pánico absoluto, si hay que poner a salvo la vida, el miedo puede ayudarte a encontrar la solución mas rápida. Pero…¿y cuando no hay pánico?

He tenido experiencias recientes acerca de eso. Gente que no es capaz de desprenderse de su pasado y ser libres, por miedo a lo que pueda venir. En el fondo no es pereza, no es que no haya ganas, es simple y llano miedo, el “y ahora…¿Qué va a pasar?”. Y es gracioso, porque yo con 21 años lo he entendido perfectamente.

Solo le tengo miedo a las arañas y es un miedo justificable (pican, sus pelos son urticantes, te pueden matar).

Por eso me sorprende lo asustada que viven algunas personas. Creo que es un poco miedo a sí mismos, a hacer cosas que creyeron que nunca iban a hacer, cosas que habian imaginado para otras personas, miedo realmente a descubrirse como alguien diferente o porqué no, a descubrir esa máscara con la que se tapan para parecer una u otra cosa. Que oye, a mí me parece fantástico, cada uno que viva como quiera siempre que no me afecte a mí.

Pero…¿y cuándo me afecta? ¿Ahora qué hago?

Son situaciones que me desarman totalmente porque claro, no sabes cómo actuar ni qué decir, incluso a veces no sabes ni a quíen tienes que decirle aquello que tengas en mente. No sabes si deberias callarte, si deberias contarlo todo, si debes esperar o no.

Al menos esto es como yo reacciono. Lo que pasa es que cuando detecto esas personas, si el miedo es transitorio y tienen ganas de seguir adelante…pues mira, se les tiende una mano y se presta ayuda. Pero si es algo crónico y no ponen de su parte…¿Qué hago yo, comerme los marrones de los demás?

Estaríamos buenos!

Read Full Post »

Decisiones

Mala cosa.

No sé donde leí, pero sé que tiene nombre. Sabes que tienes que tomar una decisión y que ambas van a tener consecuencias fatídicas. Toca elegir la menos mala.

Por un lado, hablo con mi jefe acerca de un gran fiestón -posiblemente será uno de los mas grandes de Europa- en fin de año. Yo no tendría que trabajar ahí, sino en mi discoteca habitual, ya que para el primer sitio se esperan entre 8 y 10.000 personas, y van a necesitar entre 60 y 70 camareros para cubrir la fiesta. Pensad que eso da unos 1000 clientes por camarero en toda la noche.

Pero claro…tendría que quedarme en Barcelona, adiós a mis planes de fin de año en Sevilla. Quería volver, pillar vacaciones el 22 y hasta el 6 de enero estar en casa. He hablado con mi madre y ha respondido esto:

“Hombre chico…no me hagas esto, no estás en casa nunca y ahora tampoco en fin de año…”

Conozco a mi madre y tiene dos ténicas para chantajearme, la rusa y la pena. Obviando la técnica rusa de la que hablaré otro día, esta vez si que la he notado tristilla al hablar por teléfono. Normal, lo entiendo.

Asi que ahora…no sé qué hacer. Sé que en el trabajo tendrán en cuenta que me quede en fin de año y pienso decirlo así. Soy de los pocos “extranjeros” que tienen a la familia lejos, aunque me paguen el doble (160) por esa noche.

Tengo varias opciones:

1. Ir a Sevilla del 22 al 30, y no estar en fin de año en casa (Opción familiar)

2. Ir a Sevilla del 22 al 6 de enero, y no trabajar aquí (Opción laboral)

3. Ir a Sevilla del 22 al 30 y del 2 al 6 (Opción cara).

No se me ocurre nada mas. El caso es que haga lo que haga, algo se joderá. Sé que a mi jefe le hace falta peña en plantilla, y a mi madre le hace falta verle. Me encantaría poder coger un vuelo a la 1 y estar en bcn a las 2.30, pero a esa hora ya no hay vuelos.

Cagoentó. Ayudadme, cerdos.

Read Full Post »

Castillo de naipes.

¿Sabes cuándo pones esperanza en un proyecto…supongamos…un castillo de naipes? Es una tontería, un ejemplo, pero fácil de visualizar.

Un castillo de naipes. Sabes que no será eterno. Sabes que mientras lo estás construyendo, será un reto muy complicado, que tienes que tener en cuenta dónde pones cada carta. Si lo empiezas pensando en que terminará derribado, entonces no lo comiences. Lo empiezas porque crees que será divertido y aprenderás a hacer otros castillos de naipes.

Los naipes pueden ser del palo que quieras, puedes mezclarlos incluso. Puedes ponerlos hacia afuera para que luzcan de todos los colores o hacia adentro para que sea uniforme, eso ya al gusto del lector.

Primero empiezas haciendo una base sólida, firme, que sabes que aguantará el primer piso. Es un primer paso. Lo pones con seguridad. Empieza lo bueno.

El primer piso será un poco mas pequeño, aunque antes que pequeño digamos que “concentrado”, ya que puedes poner el mismo número de naipes que en la base. Tienes que encajarlo perfectamente y alinearlo con las cartas de la otra planta. Y lo terminas, y sigues adelante.

Ni siquiera resoplas, aguantas la respiración porque ves como tu proyecto va tomando forma lentamente. Y añades otro piso con el mismo cuidado. Notas una brisita de aire, una “complicación” e incluso algunas cartas ceden, pero el resto está intacto. Apenas se habrá movido una columna.

Reconstruyes y sigues al siguiente piso reciclando las cartas caidas. Es mas pequeño que la base, pero mas perfecto. Cada vez hay mas equilibrio implicado en el castillo y hay que ser mas cuidadoso, tienes que tener mas cosas en cuenta.

Y sigues arriba. Sigues añadiendo plantas. Llega un punto en el que ves algo precioso y frágil al mismo tiempo y no quieres que se caiga. Lo malo es cuando empiezas a dudar. No puedes dudar en cómo colocar las cartas. Si te distraes, has perdido, seguro que pones alguna mal y ya no sustentará bien el piso superior, se torcerá. No puede ser. Los pasos tienen que ser firmes.

Y sigues subiendo. Te quedan dos plantas para llegar último nivel. Aquí ya no puedes dudar. O lo terminas, o lo dejas.

Y entonces pones las últimas tres cartas: la base, un lado de la columna y el otro. Y terminas. ¿Acaso has terminado el castillo ya? Te paras a contemplarlo. “Pues podria añadir otro castillo y juntarlos, y así hacer uno más dificil y complejo, pero mas bonito. Decides complicarlo todo implicando mas “cartas” pero no te importa, es tu proyecto y tu lo decides.

Lo malo…es cuando llegan ráfagas fuertes. Ráfagas que son intermitentes y que no sabes si van a derribar tu castillo.

Lo peor, es cuando lo consiguen.

Pero no está todo perdido. Cuando eso ocurre, quizás estes cansado de construir un castillo, puedes dejarlo para luego si quieres, que no pasa nada. Aunque las cartas estan desparramadas en elsuelo, unas bocaarriba y otras bocaabajo, desordenadas, las miras y dices: “son mis cartas”.

Y entonces decides volver a construir otro castillo mas bonito y mejor que el anterior.

Con tus cartas.

(Al buen entendedor no le hará falta explicación)

Read Full Post »

Older Posts »